Cargando

Exfuncionario de Hacienda y exasesor del BID, el tico que Mossack Fonseca escogió como su agente en Costa Rica

Pablo Gazel Pacheco: Es “estrictamente una relación comercial y profesional”

Bufete panameño ofrece crear empresas en Costa Rica desde mayo de 2014

Por Alejandra Fernández Morera y Antonio Jiménez Rueda

Compartir

Un exfuncionario del Ministerio de Hacienda y exconsultor externo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para Costa Rica en proyectos fiscales fue la pieza que el bufete panameño Mossack Fonseca escogió hace dos años para echar a andar sus servicios en suelo tico.

El abogado y notario costarricense, Pablo Gazel Pacheco, experto en Derecho financiero y tributario, aparece en los #PanamaPapers como uno de los cuatro socios de la entidad jurídica Mossack Fonseca & Co. Costa Rica Limited, con domicilio en Anguila, territorio británico en el Caribe.

Gazel, de 42 años de edad, también aparece como proveedor en nuestro país de los servicios profesionales que ese bufete, con sede en Panamá, comenzó a ofrecer a finales de mayo de 2014, introduciendo a Costa Rica entre sus clientes de todo el mundo, como una nueva jurisdicción.

Si bien reconoce ser socio de la sociedad en Anguila, Gazel argumenta que “nunca estuvo activa ni ha realizado ninguna operación comercial, ni en Costa Rica ni en el exterior”. Al mismo tiempo aclara que el aporte de capital de $18.150 que los documentos filtrados al diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos con DataBaseAR dicen que él realizó, nunca se materializó.

Y mientras una minuta de una reunión del 16 de julio de 2015 enviada a empleados del bufete panameño y a Gazel se refiere cuatro veces a la “oficina de MF CRI” y una a “MF Costa Rica”, el abogado tico recalcó seis veces –en respuesta a dos cuestionarios distintos enviados por DataBaseAR- que en Costa Rica “no hay oficina” de Mossack Fonseca, opción que, según él, se descartó a inicios del año 2013.

“Excelente minuta de la reunión”, respondió el 20 de julio de 2015 el costarricense. En el email, no aclaró ni corrigió en ningún momento las aseveraciones sobre la existencia de una oficina de MF en Costa Rica.

Por escrito, la vía que escogió para comunicarse pese a haber ofrecido inicialmente atender personalmente a los periodistas de DataBaseAR, Gazel señaló: “Tengo una relación comercial y profesional dentro de los parámetros normales de esta actividad”. Agregó: “No tengo un vínculo formal ni dependencia laboral con Mossack Fonseca”.

Socio del bufete costarricense Consortium Legal desde octubre de 2014, asegura que su relación con Mossack Fonseca “es personal” y no se extiende a dicha firma.

Sin responder si el bufete en el corazón de los #PanamaPapers lo buscó a él o si, por el contrario fue él quien buscó el contacto, contó que los conoció en el año 2009, cuando trabajaba como gerente para Ernst & Young Centroamérica entre 2007 y 2010. Llegó a esa empresa privada tras laborar dos años en el Ministerio de Hacienda en tareas que incluyeron asesorar al ministro del ramo.

Al tiempo que negó ser representante local de Mossack Fonseca, explicó que su función –en la relación con ese bufete- se restringe a servir de agente residente -como notario público- en las empresas que se constituyen en el país a solicitud de clientes mayoritariamente de Suramérica.

Aunque cumple ese rol, utilizado cuando los representantes de una empresa no residen en el país, aseguró desconocer la suma total de empresas que se han constituido en la jurisdicción con las siglas CRI, Costa Rica.

DataBaseAR pudo identificar en los #PanamaPapers al menos 48 entidades jurídicas con domicilio en Costa Rica, creadas entre junio de 2014 y marzo de 2015. Pablo Gazel Pacheco es el agente residente de 43 de ellas, dato que se obtuvo al contrastar los archivos de Mossack Fonseca con información pública del Registro Nacional.

Tras la divulgación de la investigación #PanamaPapers, no ha “estado atendiendo nuevos requerimientos” de parte de Mossack Fonseca, sólo aspectos puntuales de las sociedades en las que con anterioridad figura como agente residente, dijo.

Nuevo “paraíso fiscal”

Calificándola de versátil y de conveniente, Mossack Fonseca, presentó a Costa Rica como nueva jurisdicción ante su clientela en un correo electrónico enviado en español y en inglés el 28 de mayo de 2014.

“El Grupo Mossack Fonseca, a través de su departamento de Desarrollo de Productos y consciente de la importancia de contar con un portafolio variado de servicios que responda a las diversas necesidades de nuestros clientes, presenta su nueva jurisdicción: Costa Rica”, dice el mensaje que incluye para consultas la dirección electrónica mfcostarica@mossfon.com.

Pese a ser el proveedor de servicios en Costa Rica, Gazel adujo desconocer cuándo oficializó Mossack Fonseca esta nueva jurisdicción. Confrontado con la existencia del email, del cual se le copió, dijo “a mí, al igual que a muchos usuarios locales e internacionales, nos llegan comunicaciones de Mossack Fonseca”.

En Costa Rica ofrecían principalmente establecer sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada. Entre los materiales promocionales incluyeron un documento de preguntas frecuentes. La respuesta es idéntica cuando la consulta es si las S.A. y las S.R.L. están exentas de impuestos:

“Cualquier actividad o transacción comercial realizada por una Sociedad Anónima fuera de Costa Rica quedará totalmente exenta de impuestos, puesto que esta jurisdicción tiene un sistema territorial de impuestos. Siempre y cuando no se trate de asesoría técnica y financiera.”

Otra ventaja apela a la carencia de un reglamento de control de cambios. Esto quiere decir que en Costa Rica no existe obligación legal de inscribir ante el Registro Nacional la cesión de acciones por parte de los socios fundadores de una sociedad anónima, sino sólo en el libro de registro de accionistas, que es privado.

Meta goles, pague menos

Y qué mejor forma de darle un empujón a ese nuevo nicho de negocio que una promoción mundialista.

“Durante la celebración de la Copa Mundial, desde el 12 de Junio y hasta 13 de Julio, ofreceremos un 10% de descuento sobre los honorarios en todas las incorporaciones que realice en las siguientes jurisdicciones: Belice, Costa Rica, Holanda, Hong Kong, Malta, Nueva Zelanda & Reino Unido.”

Ocho clientes colombianos aprovecharon la promoción para constituir empresas con jurisdicción en Costa Rica durante la Copa Mundial. Las fechas de registro coinciden con el plazo de la oferta.

Las tarifas de incorporación cobradas por Mossack Fonseca en Costa Rica, sin descuento oscilaban entre $1.500 para oficinas socias y $2.000 para clientes privados, según información contenida en los #PanamaPapers, y la anualidad –de acuerdo con la facturación para 2015- entre $825 y $1.940, según los servicios contratados (junta directiva, impuestos, honorarios del bufete panameño, custodia de documentos, entre otros).

De esos montos se substraían los honorarios para el proveedor, que según Gazel, se le pagaron en Costa Rica, ingresos que, asegura, reportó a la Administración Tributaria.

Asesor del BID

La relación de Gazel con Mossack Fonseca se entrelaza con una contratación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el primer semestre de 2015 para asesorar al Gobierno de Costa en la elaboración del proyecto de Ley de Impuesto Sobre la Renta, actualmente en trámite en la Asamblea Legislativa bajo el expediente 19.679.

Ni el BID ni Hacienda sabían entonces que Gazel mantenía una relación comercial con el hoy cuestionado bufete panameño. Tampoco era su obligación reportarla.

Consultado sobre un posible conflicto de interés, el vicepresidente de la República y ministro de Hacienda, Helio Fallas, dijo que el asesor no tuvo acceso a información confidencial.

Fallas subrayó que durante el período de la asesoría “no existía cuestionamiento alguno del accionar de la firma Mossack Fonseca que le descalificara para brindar este servicio”.

Mientras que el BID, a través de su jefe de operaciones en Costa Rica, Marcos Camacho, señaló que si bien hasta ahora tienen conocimiento de la relación de Gazel con Mossack Fonseca, la asociación con ese bufete no lo hubiera dejado por fuera de una contratación como asesor externo.

“Sin que esto implique opinión alguna sobre dicha vinculación, vale la pena anotar que la asociación con esta empresa no es por si sola un acto ilegal ni un factor que hubiese descalificado al Sr. Gazel del proceso de selección para la consultoría”, dijo el BID.

Gazel reforzó que él no tenía porqué informar. Al concursar por este tipo de contrataciones “nunca se dice con quien se ha tenido relaciones comerciales”, prima “la experiencia y el conocimiento” en las áreas de trabajo de la consultoría, manifestó.

La de 2015 no es la única consultoría pagada por el BID a Gazel, actual miembro del Comité de Asuntos Jurídicos y del Subcomité de Asuntos Tributarios de la American Chamber of Commerce de Costa Rica.

En octubre de 2010, confirmó el BID, también había sido contratado como consultor. Hacienda especificó que asesoró a la Administración Arias Sánchez (2006-2010) en el proyecto de ley de Cumplimiento del Estándar Internacional de Transparencia Fiscal y desde el término de ese gobierno y el inicio de la Administración Chinchilla Miranda (2010-2014) en un proyecto administrativo para el diseño de la Unidad de Tributación Internacional, y en la iniciativa de Ley de Solidaridad Tributaria.